Algunas novedades en la gobernanza introducidas por la Ley 31/2014, que modifica la Ley de Sociedades de Capital
16 diciembre, 2014
Mostrar todo

Reestructuraciones, refinanciaciones y reforma de la Ley Concursal

Estamos a punto de cerrar el ejercicio 2014 en el que, bajo el paraguas de la Ley Concursal (LC), más reformas  se han abordado para favorecer la refinanciación y reestructuración de la deuda empresarial.

Las razones de tanta reforma tiene su origen por una parte en constatar que únicamente el 5%, de los procedimientos concursales tramitados en los Juzgados de lo Mercantil permitían garantizar la continuidad de las empresas, a través del acuerdo alcanzado con sus acreedores que permitiese digerir mediante quitas y esperas su endeudamiento, y por otra,  las recomendaciones de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional, para introducir en nuestra legislación mecanismos que garanticen la continuidad de aquellas empresas viables económicamente pero financieramente no sostenibles. Así en el pasado mes de Marzo, comienza una vorágine legislativa con la aprobación del  Real Decreto-ley 4/2014, de 7 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes en materia de refinanciación y reestructuración.

La reforma tiene como finalidad introducir en nuestra legislación mecanismos que garanticen la continuidad de aquellas empresas viables económicamente pero financieramente no sostenibles

Este RD 4/2014, viene a modificar la LC en lo referente a los acuerdos de refinanciación en fase pre-concursal, y como ya se ha anticipado, tiene como objetivos salvar aquellas empresas económicamente viables, pero con graves problemas  financieros, favoreciendo la posibilidad de que tanto los acreedores comerciales, como especialmente los financieros, puedan llegar a acuerdos que eviten que la empresa entre en concurso. A partir de esta reforma, el legislador parece optar esta vía como solución preferida a la insolvencia empresarial. En la reforma de Marzo de 2009, ya se introdujeron los acuerdos de refinanciación, creando un escudo protector para las entidades financieras suscribientes del acuerdo, de forma que bajo el cumplimiento de determinados requisitos, no pudieran ser rescindidos los mismos, en el supuesto de que finalmente la empresa se viera abocada a solicitar la declaración de concurso.

Esta protección a los acreedores financieros, necesaria en todo proceso de refinanciación y reestructuración se sigue manteniendo en el RD 4/2014, introduciendo como grandes novedades la posibilidad de aplicar quitas sin límite, esperas desde 5 hasta 10 años, así como conversión de la deuda en prestamos participativos o en capital, soluciones que exigen, respecto de los acreedores financieros que suscriben el acuerdo, mayorías cualificadas ( 60-75% para las más extremas)si se pretende extender los efectos del acuerdo a aquellos acreedores que no suscribieron el mismo.

Asimismo destaca la posibilidad de que los acreedores con garantías reales puedan suscribir acuerdos que también vinculen al resto (65%-80% en función de los sacrificios), sobre la base de la actualización del valor de la garantía real y no en función del valor asignando al activo en la formalización originaria del préstamo. Esta nueva regulación pretende recoger la realidad económica subyacente que actualmente  encontramos de caída de valores de los activos, en especial de los inmuebles. En consecuencia, sobre tasaciones actualizadas, se establecerá en el acuerdo de refinanciación la deuda afecta a dicha garantía, considerándose el resto como un acreedor común, que en su caso podrá acogerse a los acuerdos de refinanciación previstos en el párrafo anterior.

Finalmente este RD 4/2014 que transitoriamente durante los dos próximos años, también prevé que los nuevos ingresos de tesorería o “fresh money”, en el marco de dichos acuerdos tendrán la consideración de crédito contra la masa en caso de que fuese posteriormente necesario solicitar la declaración de concurso.

Con fecha 5 de septiembre de 2014 se aprueba el Real Decreto 11/2014 que con buen criterio, introduce las mismas posibilidad de quitas, esperas, conversiones en préstamos participativos o capital, en las propuestas de convenio para los  procedimientos que finalmente se acaben tramitando, equiparando las posibles soluciones en fase pre-concursal y concursal. Adicionalmente se regula la valoración de las garantías afectas a los acreedores privilegiados especiales en términos similares a los expuestos en el RD 4/2014, y se abre la posibilidad a que los créditos públicos y de los trabajadores que gocen de privilegio especial puedan suscribir acuerdos, que con determinadas mayorías, afecten a la totalidad de ellos.

Finalmente destacar que el contenido del citado RD 4/2014 fue tramitado, sin apenas modificaciones en materia de refinanciaciones, en forma de Ley 17/2014 aprobada con fecha 30 de Septiembre de 2014.

Es de esperar que todas estas modificaciones permitan que las empresas con dificultades  financieras y previa elaboración de un plan de negocio y estudio de su viabilidad puedan reestructurar su deuda, garantizando su continuidad y el mantenimiento del empleo

Carlos Terreu Lacort

Socio de Laes Nexia

Miembro del Comité Directivo del Registro de Economistas Forenses.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o configurarlas o rechazar su uso clicando AQUÍ.política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies